lunes, 28 de diciembre de 2009

Felicidades Papá Manuel


Mi amigo Alberto, uno de los más importantes astrofísicos españoles me manda está felicitación, que comparto con vosotros.
Los científicos también tienen sentido del humor.

Jorge Ruiz

sábado, 19 de diciembre de 2009

Interiorismo


Acabo de volver de un cumpleaños, donde he visto esta decoración en una pared. Preguntando (inocente de mí) a unos y otros, me informo que está de moda entre ciertos círculos este tipo de decoración de las paredes.
Personalmente me parece fría y triste. Los marcos debieran estar para contener y retener un pedazo de nuestras vidas, una instantánea del tiempo, feliz o triste, pero de nuestro/mi tiempo. Marcos sin fotografías es utillaje.

RCastro

jueves, 3 de diciembre de 2009

Ojos y tijeras de Sinde(scargas)


El revuelo que ha organizado de nuevo la Ministra Sinde(scargas) con esa comisión que quiere organizar para cerrar internet a la libertad, está originando la oposición cada díade más ciudadanos y organizaciones.
Aquí dejo el preámbulo y los dos primeros artículos del Manifiesto que se está firmando:
Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…
  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial –un organismo dependiente del Ministerio de Cultura–, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
Parece que al Ministerio de Cultura se le está subiendo la egolatría del Gran Hermano. Hay que recordar lo de censurar una película poniéndola la X.


Carlos Muñoz

martes, 1 de diciembre de 2009

Virtualnomica


Bueno, pues resulta que Metaversos es verdad.

Un poco de autobombo. En mi novela Metaversos (Equipo Sirius 2007) se caracterizaba un universo económico en el que la economía virtual formaba parte relevante de la economía mundial. La clave estaba en la propiedad virtual o el bien virtual, concebido como un bien al que se dota de un valor añadido y se comercializa.

La herramienta que permitía eso eran los juegos de rol on line mutijugador, o sease, los MMORPG. Tan sencillo, o complicado, como inventar una economía paralela que se incardina con la real y deviene una economía prima.

Total, que caminando por la vida y por razones de curro voy y me encuentro con un joven empresario del sector de las TICS. Le pregunto a qué se dedica y me comenta que, bueno, que yo acaso no tendré mayor idea, pero ahora mismo se dedica a franquiciar juegos MMORPG de cierto gran país asiático. Como comprenderéis puse una sonrisa mefistofélica… “Háblame un poco más de lo tuyo”, le dije.

El estado actual de este modelo de negocio es el siguiente. Las grandes plataformas (por usar la terminología Metaversos, pero si queréis y para ser menos snobs se puede traducir por empresas proveedoras de juegos) occidentales sacan un juego, se hace pagar por una licencia, y a jugarrrr…. Periódicamente el jugador recibe (pagando o gratis) las actualizaciones oportunas. Este modelo está kaput. Hoy, los chinos (pues a ese gran país me refería) hacen lo siguiente, emulan con igual o mayor perfección el juego en cuestión y lo sirven gratis a las comunidades. Estamos hablando de redes de jugadores de millones de asiáticos. ¿Dónde está el negocio? En el bien virtual. La empresa gana pasta en la puesta a la venta de “katanas mágicas”, territorios, complementos o, traducido al lenguaje económico, plusvalías.

“No te lo creerás –sigue mi informante-, pero en China hay quien alquila un cibercentro con veinte o treinta operarios dedicados a dar valor añadido al avatar”. ¿Cómo se hace eso? Fácil. Cada avatar sale al juego en similares condiciones económicas, ahora bien, para comprar precisa acumular “moneda local”. Habitualmente, la “moneda local” se consigue pasando pruebas. De dónde el rolero se planta en el mercadillo y ofrece dinero de mentirijillas a cambio de dinero de verdad. Señores, acaba de nacer el avatar cambista, el primer paso económico en el camino a una economía “de verdad”.

Voy a profetizar el siguiente paso. La convertibilidad. De momento el sistema tiene un grave defecto, la “moneda local” es fugaz. Su valor se vincula a la popularidad del juego en cuestión y a la prolongación en el tiempo de dicha popularidad. La moneda local no sirve como moneda real porque nadie garantiza su valor más allá de unos pocos meses. El siguiente paso sería garantizar el valor de tu avatar entre varias plataformas. Es decir, si tu Maxakator tiene un valor de 30€ en Masacre, la plataforma debería garantizar el mantenimiento de ese valor tanto en Masacre.2 como en cualquier otro juego de su catálogo. Eso no ocurrirá. No ocurrirá porque el modelo de negocio en esta primera fase es meramente oportunista. Ahora bien, supóngase que una plataforma garantiza el valor añadido de tu avatar. Es decir, establece una política de cambio. En ese mismo momento el avatar se convierte en una acción, es decir, valor de cotización vinculado a la empresa emisora.


Avatar de Luis Besa el día de la presentación de su libro en Second Life.

Comparar calidad del diseño del avatar con la imagen de apertura.


¡Jesús! ¡Lo que mola esto de la macroeconomía ficción! ¡Acabamos de vislumbrar cómo releches poner en valor el todogratis en que se está convirtiendo la red! Es decir, la Virtualnomica.

A mi todo esto me recuerda a muchas, demasiadas, décadas atrás. Yo era un pésimo jugador de Monopoly y mis hermanas me arruinaban siempre. Mi defecto era que me gustaban demasiado aquellos paquetitos de billetes. Tenerlos pulcramente ordenados y encintados con goma elástica. Escuchar su excitante sonido al pasar el pulgar por el filo del fajo. Dios, me decía, ¿por qué no haces que este dinero de mentirijillas se vuelva de verdad? Mis oraciones tal vez empiecen a ser atendidas.


Luis Besa



domingo, 29 de noviembre de 2009

Por la reprogramación mental

David horrorizado con lo que publica el Huesca Times Paper, sobre su taller psicotrónico.

Una vez superada la avalancha de noticias, entradas en blogs y comentarios varios sobre la Hispacon de Huesca, y superada ciertas limitaciones personales, no me resisto a escribir unas líneas sobre uno de los actos que más frescos me pareció por su originalidad y adecuación al entorno: el “Taller psicotrónico de literatura marciana y reprogramación mental” impartido por segundo año consecutivo por David Jasso, (sí, ese, el del Ignotus).

Se trata de una actividad refrescante y muy divertida, enfocada a desarrollar la creatividad de los participantes. Se realiza a través de la puesta en práctica de unos entretenidos ejercicios, mucho más profundos de lo que en un principio pudieran parecer. Pero siempre sin perder su relación con la literatura y con los géneros que nos ocupan. Hay ejercicios de improvisación, de creación de pictogramas, de dinámica de grupos, siempre con una fuerte carga de improvisación e incluso de teatralidad, que las convierte en especialmente efectivas.

Participar en el taller implica convertirse en guerrero de la confederación espacial, luchar contra zombis o leer la mente de organismos multiformes, entre otros ejercicios inesperados.

David mantiene un ritmo trepidante y nos hace saltar de un ejercicio a otro con la misma agilidad con que lo harían los artistas de un circo demencial. Cada uno supone un reto, un juego y posee cierta carga formativa que despierta nuestras mentes y nos invita a seguir disfrutando de todas esas ideas que los ejercicios nos generan.

En definitiva, una actividad muy recomendable, perfectamente adecuada para eventos como la Hispacon y cargada de buen humor, originalidad y entretenimiento. Descubrirla fue toda una grata sorpresa.


Seleccionador de hembras reproductoras

Asistente al Taller

viernes, 20 de noviembre de 2009

Si lo se no vengo


Así de claro; menudo embolao me colocó el que se conserva en alcohol (eso me pasa por fiarme de gente impresentable).
Con toda mi buena voluntad acepté el encargo de Claudio de recogerle el Premio que le han concedido en el II Certamen de Relatos Breves, de Alovera. Bueno, me dije, me pilla cerca (50 km), aprovecho para comer con Gabriel y después a por la placa ¡Ja, ja!
Estrecho manos, saludos y, hete aquí que la Directora de la Biblioteca me dice: "Jorge tienes que leer el cuento del ganador, el de Claudio", "¿Cómo? ¡pero si yo no lo he leído!"; "Pues aquí lo tienes".
Me reí tanto leyendolo que se lo pasé a Gabriel que tal se quedó como se muestra en la fotografía.

La verdad es que la gente se lo pasó en grande y aplaudió al final, no por el contenido si no por lo bien que leí.
Recojo placa y obsequio (otro embolao) que pesaba más que un caja fuerte, lo que me hizo sospechar que algo raro había en el paquete.

Lo abrí en casa y ¡eureka!: un paquete de lingotes de oro.
Ni Gabriel, más joven que yo, podía con los lingotes.

¡Ojo al mural que hay detrás!

Lo siento Claudio, pero las molestia bien vale que te quedes con la placa y Gabriel y yo, nos repartamos el paquetito.
Señoras, señores escritores, me ofrezco a recoger cuantos premios literarios Vds. obtengan en su azarosa vida.

Jorge Ruiz

PD: Gente del jurado me comentó que, en medio de la avalancha de relatos recibidos, la mayoría de crítica social, Candy Candy era un "soplo de aire fresco", y que todos los miembros del jurado habían coincidido en concederle una muy alta valoración. ¡Enhorabuena Claudio!

jueves, 12 de noviembre de 2009

El juego de la ciencia


Carlo Fabretti, hace una muy interesante reflexión en su artículo en Público, con este mismo título. En el desarrolla la ideade que la "fantasía especulativa" o ciencia-ficción pueden ir de la mano, cuestión que a algunos nos es especialmente querida.
De hecho, Miquel Barceló es uno de los más serios representantes de esta corriente de que la ciencia-ficción sirve para divulgar la ciencia. Hay incluso escritores de ciencia-ficción que la han expresado públicamente como Gabriel Guerrero, en estas mismas páginas.
Fabretti lo expone con claridad:
Las imágenes evocadas por Verne y las plasmadas por Kubrick son mucho más que un adorno o un espectáculo: son, como la poesía y la pintura del Renacimiento, la expresión de una nueva visión del mundo.
Carlos Muñoz

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Darwin vs. Creation


Estamos en el aniversario de Darwin y merodeando por la red me he topado con esta entrada de misteriolondres (gracias Mariko), donde se reseña la película Creation dedicada al insigne revolucionario del pensamiento, le pese a quien le pese.
Parece ser que la película no ha gustado en EE.UU (los nuevos censores) por su choque frontal con el pensamiento único creacionista. He leído que el 44% de los estadounidense creen que Dios creó al ser humano tal como es hoy; así está el patio.
Os recomiendo vivamente que visitéis la página oficial de la película, que es una auténtica maravilla. De verdad, impresionante la estética que tiene, yo no he visto nada parecido.

Jorge Ruiz

martes, 10 de noviembre de 2009

Hace 75 años...


... nació Carl Sagan, sin duda uno de los más populares divulgadores de la ciencia en general, y de la Astronomía en particular, de la historia moderna.
Nació en New York el 9-9-34, falleciendo el 20-12-96 tras una larga enfermedad. Con más de 30 libros a sus espaldas, la mayoría de divulgación, se atevió con la novela de ciencia-ficción Contact, posteriormetne llevada al cine por Zemeckis y protagonizada por Jodie Foster. En el 78 recibio el Premio Pulitzer de Literatura por su obra Los dragones del Edén.


Tras dos años de rodaje, se estrema la serie de televisión Cosmos, cuyos trece capítulos forman parte del libro del mismo título. La serie tuvo el acierto, entre otros muchos, de introducir una banda sonora espectacular, descubriendo al mundo al compositor griego Vangelis, el galardonado con el Oscar por la música de Carros de fuego.
Se calcula que a la fecha más de 500 millones de personas en sesenta países han visto la serie, y el libro ocupó el número 1 de la lista de más vendidos de no ficción del New York Time, durante ¡setenta semanas! En España se han realizado veinte ediciones, siendo aún muy demandado.
El estreno de la serie coincidio con un incremento de seudociencias (Von Däniken, Peter Kolosimo, Uri Geller o las series sobre OVNIS, por lo que represento una bocanda de aires fresco en la divulgación, compitiendo con los charlatanes en audiencia. Por ello, fue muy critcada precisamente por estos vividores, ya que se les enfrentaba en un medio de masas y aportando numerosas pruebas que rebatían sus insensatas teorías.

Jorge Ruiz

lunes, 9 de noviembre de 2009

¡De pena!


Morodeando por los alrededores de la Hispacon, tal que uno de aquella especie tan..., bueno, simpática de Star Wars, me encontré con la fotografía que antecede a esta líneas.
Sobran los comentarios. Estudié a fondo la cartelera de Huesca y no existe ni un solo cine. Espero que ninguno tengamos que cerrar.
En otro orden de cosas, felicidades a esa pléyade de buenos colegas que se han llevado en la maleta un Ignotus: Ismael Biurrum, Emilio Bueso, David Jasso, Marc Soto, Sergio Mars,...
Vuelvo a Madrid y llegamos con 15 minutos de retraso y la señorita del micrófono nos informa del compromiso de RENFE de devolver el dinero. ¡Pues miel sobre hojuelas!


Por la tarde aprovecho mi soledad familiar y me voy al cine a ver Pandorum la cual recomiendo a todos los de NOCTE, especialmente a mi amigo Jasso.
Un vídeo puede ayudar.


Análisis sesudos habrá seguro entre los amantes de la ciencia-ficción y del terror, pero yo solamente he mirado como espectador. Ya os leere.

Jorge Ruiz

miércoles, 4 de noviembre de 2009

José Luis López Dios


A resultas de la promoción que hicieron en la tele de Sigo como Dios, iba pensando hace unos días a qué actor español pondría en el papel de Dios. José Luis López Vázquez, me dije sin pensar. Y di en imaginarme a José Luis López Dios apareciéndoseme y, entre aspavientos y ojeadas libidinosas a las tetas al paso, encomendarme alguna misión desproporcionada.

“Si amigo Besa, sí… Me hace usted una catedral, pero una señora catedral, de-las-de-antes…” Me diría Dios, desencajando la boca en cada vocal y moviendo los ojos que parece un loco. “Pero…pero…”, alcanzo a farfullar. José Luis López Dios se planta, cierra los ojos y gesticulando histriónico me replica… “Ni pero, ni para, ni le-ches… Que tu no sabes con quién estás hablando, ojito, mucho ojito”. Y me ametralla a capones en el cogote, cual si yo fuera Luis Ciges o Manolito Lopez Bur.

Antiguamente, los cristianos visualizaban a Dios como un monarca de ojos severos en el centro del lienzo. Te movieras donde te movieras Dios te seguía con la mirada del juez Garzón (bueno, bastante más acojonadora que la de Garzón). Con el renacimiento llegó el Dios-Zeus, señor del universo, barbas luengas y canas al viento. Poco a poco los europeos hemos ido suavizando a Dios. No así otras culturas. Los árabes ni osan, supongo que los japoneses tienen un bello haiku caligráfico que traducido viene a ser “lo indecible”, los demás a saber…

Decía que lo vamos humanizando. Conforme la sociedad se torna laica, Dios empieza a encarnarse en gente normal que viste con chándal. En América, es habitual que Martin Sheen haga de presidente y Morgan Freeman de Dios. Morgan lo clava. Pero la verdad es que a la imaginería patria le pega más José Luis López Vázquez. De lo que se trata es de normalizar a Dios, humanizarle en extremo pero con un fondo sobrenatural. Y eso es lo que le pasaba a José Luis las más de las veces.

Servil hasta el bochorno, pegajosamente calenturiento, sobón, irresponsable, con esa patética propensión a dárselas de culto cuando lo único que ha leído es las cartas a la sexóloga de las revistas guarras. Un bocazas pardillo, un perdedor que juega a ser un aprovechado. Llama la atención que un sujeto de tamaña infracatadura moral haya devenido el estándar de español más querido y aplaudido. El reflejo esperpéntico del español medio ya le pongas de hijo de un marqués, periodista de provincias organizando el Día del Pobre o padrino pastelero de familias multitudinarias.

No hay por donde cogerlo.

Pero hay algo al final de sus ojos que hace que le presientas noblote. Huele bragas pero legal, servil pero entrañable, cobarde cual gallina pero bien capaz de regatearle al atracador pese a tener la navaja al cuello. No sé… Pero como que le veo haciendo de Dios. No me lo explico.

Luego se murió y soñé que sí, que en efecto José Luis López Vázquez era Dios. Se me aparecía y me ordenaba construirle un templo, me satisfacía algún delirio de grandeza que a la postre haría de mi un desgraciado, o me condenaba a no poder decir sino la verdad y esas cosas que suele antojársele a Dios en las películas.

En mi sueño terminé en lo peor: José Luis López Dios me mandaba lo de la catedral. Me lo suelta Morgan Freeman y me acojono hasta el infarto, o me abrumo y lloriqueando le digo que yo no, que vaya donde mi hermano que es aparejador… Pero siendo José Luis me lo tragué… Total que pensé que una catedral de las de antes seguro que no me salía ni en diez vidas, pero una nave en el polígono, con algún detallito meritorio en plan chapuzas, un punto macarra con su letrero en inglés que ponga “Catedralation”… Sin licencias de obras ni nada, claro… pero su barecito y sus santas escandinavas en bikini marcando un culo escandaloso… Una cosa sin pretensiones, con su armadura medieval de hojalata, toros disecados, calderos gallegos de cobre por aquí y platos “recuerdo de Cuenca” por allá, pues ya sería yo más capaz, vaya que sí.

Y fijo que al cabo de lo convenido bajaría José Luis López Dios y, a punto de estallar de satisfecho, me diría: “Sí señor, una catedral como Dios manda”, con los ojos desorbitados clavados en el culo de las santas...


Luis Besa

martes, 3 de noviembre de 2009

Patadas al diccionario


Es el nombre de un sitio que ofrecemos como recomendado y que deberíamos visitar todos los amantes de la buena escritura.
Hace unas semanas dedicaban la siguiente patada al diccionario.
La noticia publicada en la web de la SER decía:
Hawking deja la ’silla de Newton’ en Cambridge El físico británico abandonará esta semana uno de los puestos académicos más famosos del mundo
Sin embargo, la noticia original (REUTERS) en inglés era "chair", que se puede traducir por "cátedra" que es la que poseía en la Universidad de Cambridge.
Se podían haber dado cuenta de que a Hawking le resulta muy difícil dejar su "silla".

Carlos Muñoz

domingo, 1 de noviembre de 2009

Lágrimas de Eros


Ayer llevamos a los niños a un taller en el Museo Reina Sofía, cosa que solemos hacer dos o tres veces al año. La verdad que no se muy bien si es por su formación o porque así tenemos un par de horas libres nosotros.
Nos fuimos de paseo hasta el Tyssen, menos de un kilómetro, pero realmente maravilloso. El Paseo del Prado, con su arboleda teñida de colores otoñales, es el acertado espacio para colocar las esculturas de Manuel Valdés (ver curriculum).

Llegamos a las tan promocionada exposición las Lágrimas de Eros (video). Numeroso público hacía cola para contemplar unos cuadros que se presumía que eran la exaltación artística de Eros.
Me ha decepcionado. Me pregunto que es lo que hace un Comisario de una exposición ¿juntar cuadros? ¿saber quién los tiene para incluirlos en el catálogo? ¿escribir unas letras a colgar en los muros e ilustrar a los pardillos que acudimos a deleitearnos ante dicha exposición?
Algunas perlas explicativas:
La naturaleza de Eros que se despliega en nuestra exposición es, como la sexualidad infantil según la clásica interpretación de Freud, pervesa polimorfa.
En el capítulo "El beso", los amantes luchan por superar sus límites individuales para fundirse en un solo ser, y esa fusión entraña una violencia abierta o latente, una pasión canibal por devorar al otro o por vampirizarlo.
Las cursivas es del que ha escrito los textos.


Comienza el recorrido de la exposición con dos cuadros sobre "la caída", con Adán y Eva separados por un árbol donde se enrosca la serpìente. A partir de ahí solamente vemos mujeres con serpientes, seduciendo a santos varones, ninfas que atraen a la muerte en el agua. Y nos ilustran de la siguiente manera:
[...] los artista modernos se centran en la complicidad entre la mujer y la serpiente.

Lamento que mi mentalidad racionalista me lleve a ver en toda la exposición el concepto que los artistas del XIX y el XX tenían sobre la mujer: vinculada a la serpiente, tentadora, malévola, sutil, envolvente de un pobre "Adán" sometido a los caprichos femeninos. La Iglesia estaba encantada de esta visión. No quiero entrar en el valor artístico de Courbet, Warhol (que firma la fotografía del vampiro) o Bernini entre otros. Me siento tan aplastado por la realidad que no he tenido ojos para valorar un trazo, un color, un conjunto o una fotografía.


Por otra parte destacar que hay una sala dedicada al martirio de San Sebastián, muerto a flechazos por su propios soldados, del que se dice que es el icono gay. ¡Ah! no existe el erotismo femenino, ninguna alusión a las mujeres que se aman.

Sin embargo, mi bagaje cultural ha aumentado algunos bytes, he aprendido algunas palabras que desconocía: algamatofilia (muñecas y maniquíes), dacrifilia o dracrilagnia (deseo suscitado por las lágrimas) o la tricofilia (obsesión por la cabellera).
Desandamos el camino para buscar a los retoños comentando el fondo del asunto. En el Reina Sofía esperamos unos minutos contemplando una exposición de Richard Serra que casi me tira de espaldas (no se si de asombro o incredulidad), que en palabras del crítico Hal Foster es
una estructuración de materiales para motivar un cuerpo y demarcar un lugar.


Reconozco que no entiendo lo que me quieren decir.

"Hola niños, ¿qué tal?", y la ilusión, las sonrisas, "quiero volver", "que hay de comer, tengo hambre" (son las 2 de la tarde), me devuleven a la realidad y nos marchamos a dar cuenta de un suculento cocido madrileño otoñal.

Jorge Ruiz

sábado, 31 de octubre de 2009

¡Las fotos, por fin!


Estas son algunas de las fotografías recuperadas de la Semana Gótica. De izquierda a derecha, Ismael (que glosó la figura del premiado), Somoza (que se glosó a sí mismo) Y Francisco Torres (que ilustró a los presentes sobre el trabajo de los traductores y desveló que el libro de Lovecraft, debería haberse llamado "El mito..." y no "Los mitos..." puesto que en inglés es en singular, pero los intereses comerciales...).

Y aquí, de izquierda a derecha con David Jasso, Ismael Biurrum y Víctor Conde. Los autores, fieles a su obligación de promocionarse, iban (más o menos) de góticos, ¡pero no consiguieron despitarme!
¡Ojo a la corbata de David!

Jorge Ruiz

viernes, 30 de octubre de 2009

¡Bien por NOCTE!


Anoche tuve la oportunidad de asistir (en el marco de la Semana Gótica de Madrid) a la entrega de un premio algo especial, concedido por NOCTE.
Premiar a un traductor en los tiempos que corren es un acto de valentía y reconocimiento a una labor difícil y poco valorada (¿a que tenenos en la cabeza algunos nombres de editoriales?).
El premio fue concedido a Francisco Torres Oliver, muy conocido por su original traducción de toda la obra de Lovecraft. El premio honorífico consistía en un diploma y una original escultura en metal de José Azul. Una cucaracha terrorífica con el caparazón en forma de plumilla de escritor decimonónico.
Tuve la oportunidad de conversar con viejos amigos (ya sabéis, cervecita por medio), a los que he tenido el privilegio de haberles publicado su primera obra: David Jasso, Ismael Biurrum, Víctor Conde,... Quedamos en vernos en Huesca y quizás con mesa y mantel.
¡Buena gente, sí señor!

Jorge Ruiz

PD: ¡Socorro! no consigo colocar las fotos de los impresentables. Bueno mañana, a ver si encuentro el cable USB (¿por que no los harán universales?)

sábado, 24 de octubre de 2009

Las noches de Galileo

Nebulosa de Orión, en la constelación del mismo nombre, un criadero de estrellas.

Las noches del 22 y 23 se han celebrado La noche de Galileo, enmarcada en el Año Internacional de la Astronomía a nivel mundial. Me tocó ir a Mérida y compartir unas horas de charla y observación nocturna con unos ciudadanos extremeños.
Estas noches han concitado la asistencia ede decenas o cientos de personas (depende de los lugares), desde Australia hasta Alaska.

M13, un cúmulo globular,formado por más de un millón de estrellas.

Estas imágenes fueron algunas de las que pudímos ver por los telescopios y en proyección en una pantalla. La noche estaba buena, con una atmósfera bastante limpia como consecuencia de las lluvias de días anteriores.


Esta (para el que no la identifique), es el cúmulo M45, más conocido como las Pléyades, o a nivel popular, las 7 hermanas o las cabrillas. Hay muchos dichos populares que hace referencía a este objeto desde los tiempos en que romanos y griegos comenzaron a fijar en el cielo sus necesidades de calendario fiable. Con su aparición en el firmamento comienzan las tareas de labranza, caza y pesca.
Las fotografías están realizadas por aficionados ya que, desgraciadamente, el ojo humano no puede percirbir tal belleza en el firmamento y tenemos que recurrir a la emulsión del papel fotográfico y, actualmente, a los chips de las máquinas digitales.
Os dejo con un espectacular reportaje realizado con la técnica de time laps, que consiste en dejar fija un máquina fotográfica que de forma automática tirar una foto cada x segundos o minutos. Luego se monta con algún editor de vídeos y ¡voilà!


Viaje alucinante by Daniel Lopez from caliu on Vimeo.




Jorge Ruiz

lunes, 19 de octubre de 2009

¡Glorioso!


Aunque os parezca extraño, voy hablar de lo bien asesorados que están los fabricantes de coches cuando pretenden vender uno en un país hispanohablante (gracias Carmen por pasarme la info).
La foto de arriba es el último modelo lanzado por Mazda para el segmento más elemental de clientes; LAPUTA, que sí, que es verdad. Además parte de la publicidad es esta.
El Laputa ha mejorado su seguridad y ampliado su interior.
Vale, vale no hagáis chistes fáciles, claro que el pensante de la marca se habrá vuelto mico enfocando los reclamos pulicitarios.


Bueno, pues este es de Nissan y se llama MOCO (estoy que me parto al escribir esto). Y su reclamo:
El Moco lo puedes guardar en cualquier sitio
De verdad, en serio, chachi piruli, no me lo podía creer, y además de color verde (¡ja, ja, ja!).
Apagar la luz cuando salgáis.
Jorge Ruiz

jueves, 15 de octubre de 2009

De Hypatia a Kepler


El pasado fin de semana me ví Agora, Los Sustitutos y G. Force. Esta última me decepcionó un tanto, pues en el cine al que voy no tienen 3D y la principal gracia de la película debe ser esa, cobayas entrando y saliendo de la realidad. Los Sustitutos me pareció una magnífica serie B. Agora, bueno, distraída.


(No sabemos si los que la vejaron, se la imaginaban así)


En realidad lo de Agora me viene a huevo para explicar algo que tengo en la cabeza desde hace ya unos meses: el aristotelismo. Una de las tramas de la película es el proceso intelectual por el que Hypathia pasa del geocentrismo de Ptolomeo al heliocentrismo de Aristarco y de ahí, finalmente, a las órbitas elípticas de Kepler.

Se trata de una magnífica licencia histórica que nos enfrenta a la pregunta de por qué, siendo matemáticamente más consistente el heliocentrismo, la humanidad se empecinó durante la friolera de 1.700 años en considerar que no, que el centro del universo era la Tierra, y que permanecía inmóvil recibiendo el homenaje de estrellas y planetas.

Al respecto, la explicación más utilizada es de naturaleza bíblico religiosa. La Tierra era el centro por ser el centro de lo creado por Dios. La realidad, en cambio, tiene mucho más que ver con el aristotelismo.


El problema de poner a los cinco planetas y la Tierra orbitando alrededor del Sol, amén de que igualmente precisaba un movimiento complementario de los planetas para encajar (aunque bastante menos aparataje que las formulaciones helicoidales de Tycho Brahe, el último gran astrónomo tolemaico), era de índole científica: la necesidad de explicar el movimiento.

Y es que hasta Galileo y, especialmente, las leyes de atracción gravitatoria de Newton, los humanos carecieron de una explicación solvente del movimiento. Debían encajar los movimientos astrales en su corpus físico, y al respecto, el más sofisticado y solvente que poseían era el de Aristóteles. El acierto y el fallo de Aristóteles era que explicaba bien la causa pero no tan bien la observación. En efecto, Aristóteles postulaba que todo cuerpo tiende a su lugar natural (de ahí que un kilo de plumas “cayera más despacio” que un kilo de plomo). Dicho lugar natural era el resultado de la composición del elemento (la materia prima), que a su vez era una combinación de los cuatro elementos primordiales, agua, aire, fuego, tierra (y el éter, del que se componen las estrellas). Un cuerpo en el que dominase el elemento acuoso quedaba flotando en el agua, si prevalecía lo gaseoso, tendía a elevarse y no digamos si era fuego. En cambio, lo terreno se hundía hasta el mismo centro del planeta.

El problema del heliocentrismo era que obligaba a sustentar un modelo físico radicalmente distinto… y entonces ¿Qué causaba el movimiento? ¿Por qué los sólidos se caen al suelo? Por supuesto, contrapuesto a la realidad, el aristotelismo fallaba más que una escopeta de feria, las contradicciones y contraejemplos abundaban, pero era un física sencilla que asociaba unas causas a una dinámica del movimiento y que explicaba más cosas que las teorías rivales. Así hasta que alguien pensó, miremos primero y ya daremos explicaciones causales después (si podemos). Es lo que se llamó la nueva ciencia, un movimiento antiaristotélico, que daría origen a la ciencia tal como la entendemos hoy.

También influyó, y mucho, la popularización de teorizaciones físicas alternativas a Aristóteles y basadas bien en Platón, en un dualismo a lo Descartes, bien en el atomismo de Gassendi, un pensador hoy olvidado pero de fenomenal impacto en las élites culturales de la época. Otro factor determinante es el abandono del tomismo como teología madre de todas las demás. Pero ante todo, lo que realmente ganó fue el utilitarismo. Para el caso es lo mismo, desde entonces, la ciencia es un veamos primero y teoricemos después. Este es el verdadero cambio, y de ahí las enormes reticencias que encontró el heliocentrismo.


Luis Besa

miércoles, 7 de octubre de 2009

No a las tijeras en la Ciencia


Lo prometido es deuda.
Mi razón principal es que con los recortes de las inversiones en Ciencia (I+D+i) es imposible modificar el modelo económico que tenemos en este país.
Basarnos en el ladrillo y en la llegada de turistas, es ir en contra de lo que una sociedad avanzada debe aspirar: productividad no vinculada a la no cualificación de los trabajadores (investigación), nuevas técnicas e industrias tecnológicamente más avanzadas (desarrollo), y conseguir nuevas aplicaciones que aumente la calidad de vida de los ciudadanos (innovación).
Para ello es necesario tener fondos suficientes para que, además, nuestros jóvenes científicos no se vayan del país.

Jorge Ruiz

martes, 6 de octubre de 2009

La ciencia sin tijeras


Que las redes sociales es un fenómeno imparable en la movilización ciudadana en torno a iniciativas de uno u otro signo, es archisabido.
Traigo a colación una iniciativa de Javi Peláez que usando su blog cultural, La aldea irreductible, nos convoca a todos a que el próximo miércoles 7 (es decir mañana) todos los que estén en contra del recorte presupuestario para la Ciencia en este país, explique en su blog una razón por la que no se debe usar la tijera. También se puede usar Twister o Facebook.
No es ninguna inicitiva de tipo político, sino que pretende mostrar al Gobierno que los recortes en ciencia no....
¡Uf! casi explico mi razón. Mañana sí.
Solamente deberéis entrar en irreductible.es es dar los datos de vuestro blog/web para que se pueda recontar después.

Jorge Ruiz

lunes, 5 de octubre de 2009

Gracias a la vida


Gracias a la vida, que me ha dado tanto...amigos/as, hijos con risas y llantos, mujeres que he amado, libros que he escrito y árboles que he plantado.
Te recuerdo... amiga.

Jorge Ruiz

domingo, 4 de octubre de 2009

40 años


Tenía pensada esta entrada para el martes pero como me la pisado Público, pues os dejo unos comentarios, y os recomiendo la visita al diario.
El 6 de octubre de 1969 -hace 40 años, ahí es nada-, visitaban nuestro país los tres astronautas de la NASA, Edwin Aldrin, Michael Collins y Neil Armstrong, los que fueron a la Luna por vez primera (conviene señalarlo ya que aún colean los que dicen que fue mentira ¡¡Buff!!).
Una de las cosas más sabrosas, es que NODO (si alguien que anda por aquí es demasiado joven y no sabe lo que era, pinchar aquí) decía que "gracias a que los españoles descubrimos Ámerica, hoy ellos han ido a la Luna".
Sin más comentarios, os recomiendo su lectura

Jorge Ruiz

martes, 29 de septiembre de 2009

Raro, muy raro ¿no?


Hace unos días estuve en la inauguración de ¡una librería! Si, así, entre admiraciones. En estos tiempos que alguien se atreva a a poner en marcha un negocio dedicado a la venta de libros es raro.
Pero si además esta librería es ¡¡¡de ciencia!!! pues que queréis que os diga: muy raro ¿no?
Me acompañó Gabriel que quería registrar con sus ojos tamaño evento, y conocer a las audaces féminas que se han atrevido a ello: Gara y Lara.
Les deseo mucha suerte y os dejo en enlace de aquilaciencia.es

lunes, 28 de septiembre de 2009

Vaguedad de vaguedades y sólo vaguedad

(El Roto)

El The Guardian Hay Festival Segovia, que se celebró este fin de semana, basa su éxito en traer 150 personajes de la literatura, la farándula y la cultura (caso de no ser lo mismo), reunirlos en conversaciones alrededor de temas preferiblemente interesantes, y facilitar el contacto de dichos autores con el público con la máxima interacción valiéndote de lo bonita que es Segovia y lo bien que se come.

De estos 150 personajes de la cultura, estoy seguro que 146 sabían algo más del libro electrónico que los 4 que el viernes les tocó perorar del “presente y futuro del libro electrónico”.

El presidente de Cedro me dio la impresión de que no sabía dónde estaba (aunque esa es la impresión que me da siempre, que flota)

Suso del Toro, novelista y autor de la audaz hagiografía Madera de Zapatero, dijo que le parecía bien, pero que no se apaña mucho con esto del iphone –sic-.

Javier Jiménez, editor, dijo que él tiene un papyre pero no lo usa.

Ignacio Latasa, a priori del partido del ebook, parecía saber algo más, parecía. Por lo menos, el chaval, sacó un e-book enseñándolo a la concurrencia mientras declamaba con solemnidad: “Señores, he aquí el ebook”

(Grandísimo ¡Ahhhhhhhh! de estupefacción en el auditorio, vivas a las autoridades y al progreso…. Jaleo en las últimas filas al desalojar a varias señoras desmayadas de la impresión…)

Miren que he estado (y en algunos casos hasta participado) en mesas redondas sinsentido, en actos patéticos, en las bobadas más variopintas… Pero superar la del libro electrónico del viernes, me va a costar… No hubiera pasado nada si fuera una tertulia de café entre este y el otro. Pero resulta que estamos en uno de los eventos literarios de más empaque y entre el auditorio se contaban no menos de 20 editores, decenas de autores angustiados con que el día de mañana, con lo vacilón que queda posar con el libro para el periódico local, haberse de conformar con enseñar el pincho USB… Luego periodistas de la cosa, expertos, informáticos…. En fin, auditorio de lujo para unos ponentes de pacotilla. Daba la impresión de tener a unos novicios en el proscenio predicando a los canónigos sobre cómo se cobra un estipendio. Bastante penoso, la verdad.

El respetable se cabreó, lógico. Hasta un ponderado autor como Gabriel Guerrero, salió despotricando. Jorge Ruiz, de Equipo Sirius, muy impresionado, no volvió a ser el mismo hasta varios cubatas después, el presidente de los editores de Madrid, meneaba la cabeza pensativo… Tremendo.

Suso del Toro y Cia se equivocaron. Pensaron que su auditorio estaría formado por esas ancianitas que asisten a sus bien pagados bolos en las “universidades de la tercera edad”, a las que con paciencia y tesón hay que explicarles que Cela era mal hablado pero buena persona. Intentaron vender un mensaje de tranquilidad y algo escéptico, para terminar concluyendo que bueno, sí, habrá que hablar de este tema…

Y yo ya no sé qué pensar. Está claro que el libro electrónico es más que un fenómeno coyuntural como la “termomix” (desafortunada comparación del señor Jiménez, que dijo que sí, que bueno, que el tiene una termomix y que nunca la usa, del mismo modo que tiene un papyre y tampoco, pero en este mundo hay gente para todo y nunca se sabe, aunque puede ser que sí, y puede ser que no, y que él creerá en la cosa cuando Stephen King saque a la vez en papel y en e-book su último libro- sic- ). Pienso que el libro electrónico es una realidad, y que el problema que plantea es como rentabilizarlo en una sociedad acostumbrada a disponer gratis los contenidos digitales, por un lado, y en un sistema de distribución comercial muy apegado al objeto físico como bien y que además actúa de filtro cualitativo necesario entre oferta y demanda, por otro. Pienso también que una sociedad sin cientos de miles de librerías ni tiendas de discos es una mierda de sociedad, y sí, en el fondo, confieso que me mola salir en el periódico local con cara de gafapasta enseñando mi última novela y me da que no saldré igual de favorecido sujetando un pincho USB tratando de convencer al personal que allí hay 400 emocionantes páginas. Con mi madre no va a colar, ya os lo digo ahora.

Por lo demás, y hasta ayer, pensaba que no tenía ni p*** idea del e-book. Sólo sé que desde que padezco presbicia veo con mejores ojos estos cacharritos que puedes leer a oscuras y con comodidad, que te ahorran un montón de espacio en casa y que aunque ni ciego de DYC pago 22 euros por el trhillerazo de moda de Pernilla Metesakensen, lo mismo si me gasto cuatro en descargarme el tostón. Ahora bien, si detraigo 18 euros de la cadena económica sobre un bien de valor hasta 22, aquí hay algo que no cuadra.

Lo que está claro es que el sector editorial debe tomarse este tema bastante más en serio. Por su bien, digo…


Luis Besa

viernes, 25 de septiembre de 2009

HAY FESTIVAL


The Guardian Hay Festival Segovia 2009 acogerá este año debates con otros escritores españoles como Luis Goytisolo, así como a autores de la literatura inglesa contemporánea como Martin Amis, MJ Hayland y Mónica Ali.
Segovia también se abre al debate sobre el mundo digital con la presencia, del reconocido blogero Francis Pisani; a la reflexión sobre arquitectura sostenible y diseño con Martha Thorne, directora ejecutiva de los prestigiosos Premios Pritzker, considerados como los premios Nobel de la Arquitectura; y al recuerdo de los veinte años de la caída del Muro de Berlín con la presencia del filósofo y politólogo checo Vaclav Belohradsky.
Zena el Khalil, Isabel Fonseca, Ron Leshem y Jenny Valentine serán otros de los invitados a la cuarta edición del The Guardian Hay Festival Segovia 2009, que contará con la presencia del biólogo y catedrático de genética Steve Jones, quien repasará la obra del padre de la biología moderna, Charles Darwin. Philip Glass (viernes, 25); Russian Red (sábado, 26); y Courtney Pine, (domingo 27), protagonizarán los tres conciertos de esta nueva edición del The Guardian Hay Festival Segovia 2009.

Luis Besa

jueves, 17 de septiembre de 2009

Besos de aire y sueño


Un cursillo sobre autoestima, sobre control de personas agresivas, sobre autocontrol de nuestra propia ira. Quince personas en círculo. Hace frío; ya está avanzado noviembre. El lugar no es el más adecuado; sillas duras, de madera contrachapada, donde nuestros alumnos intentan acomodarse durante el día. ¿Cómo queremos que se estén quietos? Ningún culo decente aguanta esta rigidez mucho tiempo. La ponente habla con un tono muy estudiado, casi perfecto. Las palabras surgen entre sus labios con una fluidez envidiable; flexión de la voz, giros, variaciones sutiles de la entonación. Igual que las bebidas isotónicas, sus palabras son isotónicas y nuestros cerebros las absorben con rapidez. Sabe lo que se hace:

“¿Camino? Ser buenos, pacientes, comprensivos, disciplinantes y tolerantes a un tiempo. Saber cuándo es tiempo de garrotes y tiempo de abrazos.”

Y tú estás a mi lado, pelo cobrizo y ensortijado, nariz algo respingona, adornada con multitud de diminutas pecas. Igual podíamos estar en Edimburgo o en Dublín. Pasarías desapercibida. Los dos pasaríamos desapercibidos. Aquí no, ese rostro no. Eres deportista; evidencias, en la dureza aparente de tu muslo, en tus hombros bien torneados, perfectamente alineados en una espalda recta; y además hueles a jabón, no a colonia. Respiras despacio y parpadeas más despacio aún. Pareces atenta al discurso que revolotea desde el otro extremo del diámetro. Pero sabes que te estoy mirando a hurtadillas, que busco la menor ocasión para dibujar con el movimiento de mis ojos tu perfil puro, limpio, desde esa frente ligeramente lanzada hacia adelante hasta tus manos que reposan sobre el cuaderno de notas. Y en el camino, tu pecho, como se dice al uso, “turgente” o, también, “generoso”, sonriendo dentro de ese jersey burdeos de cuello alto. Hemos sido pareja en una actividad de grupo; todavía queda alguna gota de sudor del esfuerzo para que mis ojos no gritaran cuando se encontraban con los tuyos. Te sentías segura y disfrutabas viendo mi azoramiento infantil, cómo perdía el hilo de mi discurso cuando sonreías sin pestañear; y entonces tu sonrisa se hacía más patente y yo me rendía y te pasaba la palabra porque las mías me sonaban huecas, estúpidas, irreales.

Pero ahora estás pendiente de otro discurso. Este, sí, perfectamente construido. Y yo me evado de esa red de palabras donde no quiero quedar preso, cojo el bolígrafo y comienzo a escribir:

¿Cómo llegar a tu corazón? ¿Dónde está la llave del baúl de los sentimientos? Y la caja de Pandora de las emociones, ¿dónde quedó olvidada? Te siento tan cerca… te siento tan dentro… Deja entreabierta tu puerta. Pon aceite en la candela de la vida.

Debo hacerlo. Debo hablarte. No quiero una duda en mi pensamiento. Y sé cuál será tu respuesta. No suelo equivocarme. Nunca me equivoco; en el fondo de mi corazón nunca me equivoco. Siempre temo el “no”; siempre espero el “no”. ¿Cuándo cambiaré y empezaré a ser mejor yo, más yo?

Me siento lejos. Un atardecer. El mar. Frío junto a la orilla. Conversar. Ver cómo el sol te ilumina los ojos. Todo sigue. ¿Cómo penetraremos el uno en el otro?

A tu lado me siento confundido. Creo que me estoy equivocando. Eres sólo un espejismo, pero… ¡tan hermoso! ¿Qué guardas dentro de ti? Me gusta la elegancia de tu porte. ¿Es todo un engaño de mis sentidos? ¿Por qué siempre pretendo conoceros a través del cuerpo? Te mueves, reposas, me admiro ante tu pose, tu gesto. Y sueño. Sueño contigo más cerca de mí, desnudando sentimientos a la vez que te quito la ropa. Poco a poco, saboreando cada momento, cada paso, cada prenda que cae. Y llegamos a donde anhelamos llegar. A tu plena desnudez. Y recorro con mis ojos, con mis manos, superficies y rincones de tu cuerpo. Y descubro maravillado esa otra tú, esa mujer que aparece sobre tu piel cuando toco, cuando palpo las esquinas de intimidad que hay en ti.

Déjame que juegue con tu pie. Déjame soplar suave sobre tu pierna; déjame llegar, llegar apenas, sí, a la gruta sagrada de la ninfa, yo, fauno en mi delirio por ti. Mi lengua contra tu sexo, mientras el aire entra y sale, tiritando y con premura, de tu boca; mientras tus pechos, ahora descansando sobre la cama de tu cuerpo, suben, intenta escapar, caen para volver a levantarse, con el dedo índice de su pezón apuntando hacia el cielo de una habitación, quizás anónima, pero desde ahora inolvidable y querida.

Busco conocerte ahí, desnuda debajo de mí, desnuda a mi lado, con todos los labios de tu persona sonriendo a la vida, quedamente, con profundidad, con sabiduría. Sabes quién eres, sabes dónde estás, sabes dónde me he colocado yo, dónde me descubro al quedar desnuda mi persona ante ti.

Te alejas y vuelves. No tengas miedo. ¿O soy yo que leo cada movimiento, cada gesto? Me equivoco, no puedes ser verdad. Tú, desnuda, abierta, natural, entregada, no existes. Eres fruto de mis anhelos, de mi profunda soledad. Te he creado, como demiurgo, a mi complacencia. Tu cuerpo es real, muy real; pero tú no lo eres. No existes como persona viva, auténtica. Estás a mi lado y, en realidad, no existes. Nunca existirás. Yo te forjé y deberé asistir a tu desaparición. Cuando nos levantemos, cuando hables, todo habrá acabado. Y yo romperé estos folios. Palabras que sólo manifiestan mi deseo, mi tremendo deseo de existir, de sentir la vida, de encontrar un sentido a este día que muere antes de que otro nazca. No eres para mí, lo sé. Pero mi intención es quedarme así, desnudo de ti, como llegué. ¡Cómo duele el calor de la vida cuando la tienes tan cerca!

Rojo sangre en tus labios; rojo sangre en tu cara. Ellos miran. Sabes que lo saben. Rehuyes el contacto accidental conmigo. Temes que todos se den cuenta. Pero tú sabes que lo sospechan. O quizás la conciencia de esta realidad que ahora nace te inquieta. ¿Qué se ha descolocado en tu vida? ¿Y en tu corazón? Déjate llevar. ¿Sientes ese gusanillo que te mete cosquillas en el estómago? Deja que te corroa, que se adueñe de ti. Disfrutarás. Encontrarás que la vida tiene muchas facetas. Una puedo ser yo, los momentos que vivas junto a mí. Relaja tu tensión. Tenemos tiempo. Hazte poco a poco a la idea. ¿Por qué te cuesta soñar? ¿Te asusta? ¿Temes encontrar una ventana nueva hacia la felicidad? Si supieras cuántos lugares por visitar, cuántos secretos que contar, tantos y tantos atardeceres que ver juntos… Te dibujas en el fondo de la caverna. Veo tu sombra sonreír. Acércate. Deja que te acaricie. Deja que tu sombra me rodee, me posea, me abrace. Un beso. Sólo un beso, aunque sea aire, aunque sea viento, aunque sea sueño.

José Luis Hellín