miércoles, 7 de enero de 2009

Fotoperiodismo


La fotografía está tomada por un niño estrenando su cámara durante la cabalgata de Madrid.
Aunque muy movida, tiene el valor de reflejar y captar la realidad cambiante (¡corre niño, fotografía a ese señor!)
Hace mucho tiempo que no andaba por Madrid durante la cabalgata y la gran sorpresa fue ver a miles, si miles de padres con su escalera (como el de la foto) al hombro para que sus niños vieran algo.
¿Lecturas? muchas: masificación de la gran ciudad quizás la más evidente.
No se si en otras ciudades esto es moneda corriente, pero a mi me causó una gran impresión.

Jorge Ruiz

2 comentarios:

J.E. Alamo dijo...

La foto es ciertamente muy ilustrativa. En cuanto a lo de la masificación, aquí en Valencia tenemos el mismo problema (quizás algo menor, que Madrid es Madrid). De hecho, sólo he llevado un año a mi hija a la cabalgata del centro de Valencia y acabé harto de esperas, multitudes y sobre todo, de decirle a las señoras y los señores acompañantes de niños, que hicieran el favor de permitirle a mi chiquilla que cogiera caramelos, que ese era además el asunto: los dulces eran los regalos que recibían de sus majestades o de sus pajes. Pues nanay, que me tuve que ir para no calentarme en exceso. Ahora veo las del barrio (San Marcelino) y tan ricamente. ¡Ah! a partir de entonces, los Reyes traen las chuches de mi hija a casa.

Jorge Ruiz dijo...

Yo también fui a la del barrio, y mucho más tranquilo, y con gente un poquito más normal.
Por cierto, lo jóvenes chinos llevaban una enormes bolsas de plastico para recoger los caramelos (la verdad es que casi todos los niños). Espero que luego los revendan a buen precio (¡ja, ja!