lunes, 6 de julio de 2009

Las cosas de palacio van despacio...



... y las del Vaticano, ni te cuento.
El prefecto del Archivo Secreto Vaticano, el obispo Sergio Pagano, ha dicho que la Iglesia corre el riesgo de comportarse en temas como el de las células madre, la genética y los descubrimientos científicos con "los mismos prejuicios" que tuvo hacia Galileo, y ha pedido "prudencia".
Bien.
Estas manifestaciones las ha realizado durante la presentación del nuevo libro que recoge las Actas del proceso a Galileo Galilei, "Los Documentos vaticanos del juicio a Galileo Galilei 1611-1741".
Y añade (siempre hay una coletilla), "[...]En Roma (el Vaticano) las cosas llevan su tiempo".
¡Casi 400 años, ahí es nada!
Como somos buena gente estamos dispuestos a perdonar este pequeño retraso, pero animamos a que dicho reconocimiento se haga extensivo a otros cuyos nombres aún están anatemizados.

Carlos Muñoz

2 comentarios:

Claudio dijo...

No se me ocurre un nombre más novelesco para el encargado del archivo vaticano que el del padre Sergio Pagano. Casi nada, oigan.

Jorge dijo...

¡Ya era hora de que los de Roma se dieran cuenta de que la ciencia es la verdadera noticia!